Asian TalesSeriesMaldivas y su momento estelar

Daniel Deuder3 semanas ago5743 min

La semana pasada finalizó la edición 2018 del Campeonato del Sur de Asia, uno de los cinco torneos de subconfederación que hay en el gigantesco continente asiático. Y Maldivas ha conseguido su segundo título derrotando en la final a la India.

 

Maldivas y el triunfo del todo en contra

Para empezar, Maldivas ha triunfado en este Campeonato del Sur de Asia sin ser favorito. De hecho, ha tenido que superar innumerables piedras en el camino. Las críticas al seleccionador comenzaron ya desde antes de comenzar el torneo. La ausencia de Ali Ashfaq, ídolo y mejor jugar maldivo de la historia, fue el centro del huracán, si bien es cierto que el propio Ali, por lesiones y edad, ya lleva tiempo entrando y saliendo de las listas de los Red Snapper.

La actuación de la selección en la primera fase no hizo más que arreciar las críticas hacia el trabajo de Petr Segrt: un punto, ningún gol a favor y resultados más que dudosos. Derrota por 2-0 ante India y un pírrico empate sin goles ante Sri Lanka. De hecho, Maldivas llegó a las semifinales de este Campeonato del Sur de Asia gracias a un sorteo pues empató a todo con Sri Lanka. Ese sorteo fue determinante. Maldivas se transformó y derrotó con suma claridad a Nepal en la semifinal por 3-0. La final les mediría, de nuevo, a India. Y ahí, Maldivas sacó a relucir su potencial y aprovechó el hecho de que India se presentó en el torneo sin sus principales figuras. Victoria por 2-1, segundo título de la subconfederación y Segrt entronado como principal artífice del éxito.

 

El momento más divertido del fútbol en Maldivas

Aunque este haya sido el segundo campeonato de Maldivas -el primero lo obtuvieron en el 2008, siendo organizador junto a Sri Lanka- el momento más recordado del fútbol de país no tuvo nada que ver con un éxito.

Corría el año 2014 y se jugaba, en casa, la AFC Challenge Cup, un torneo ya extinto que agrupaba a las selecciones de menor ranking dentro del panorama asiático. Maldivas había quedado apeada en semifinales y llegaba el turneo del tercer puesto. Enfrente, una selección correosa y en crecimiento como Afganistan. Tras el 0-0 del final del tiempo reglamentario y el 1-1 de la prórroga, se arribaba a los penaltis. Y allí, llegó el momento cumbre.

Llegaba el turno de Al Ashad. El, por aquel entonces, medio de Maziya tenía la obligación de marcar. Su turno era el séptimo y se mantenía el empate. Al iniciar la carrera hacía el balón llegó el momento cumbre de su carrera, el momento por el que aún hoy es recordado. Nadie sabe a ciencia cierta si estaba preparado o fue un memorable tropezón. El caso es que Ali no falló y, unos lanzamientos más tarde, Maldivas se alzó con el tercer puesto del torneo. Un torneo marcado por un tropezón en una tanda de penaltis.

Daniel Deuder

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related Posts

http://thelinebreaker.co/wp-content/uploads/2018/07/TRANSPARENTE-150x150-1.png

The Line Breaker © 2017-2018 Copyright. All Rights Reserved.

Creative Commons License