BreakerLugaresAl servicio de Dalić

Fabrizio Cuzzola1 mes ago4964 min

El proyecto deportivo de Croacia es admirable desde dónde se le enfoque. En el fútbol, particularmente, están por definir un posible campeonato o subcampeonato del mundo cuándo se enfrenten este domingo a Francia en Moscú, en el partido más importante del año, visto por miles de millones de personas alrededor del mundo. Aunque los franceses vencieran a los croatas, la proeza de Zlatko Dalić no tiene nada que reprochar, y es que pese a tener entre a sus filas a algunos de los jugadores más importantes del planeta, nadie se esperaba que este combinado se cargara con tres goles a la selección de Argentina, o superara obstáculos como la Inglaterra de Gareth Southgate o una Rusia infranqueable en su mundial.

Otro par de naciones futbolísticas por excelencia, con cuatro copas del mundo, estarán muy atentas a lo que haga Croacia en este Mundial: Alemania e Italia, lugares que han visto con sumo orgullo el crecimiento de varios de los 23 protagonistas que integran esta selección. Comenzando por la defensa, Sime Vrsaljko e Iván Strinic han evolucionado en su fútbol en el país de la bota, defendiendo los intereses de clubes como Sassuolo y Sampdoria respectivamente, mientras que la historia de Tim Jedvaj, Vedrán Corluka y Domadog Vida están vinculadas a Leverkusen, la ciudad germana dónde el primero defiende y los otros dos defendieron, hasta hace poco, los intereses del Bayer 04.

El mediocampo croata sabe bien lo que es ser protagonista en la Serie A italiana: Marcelo Brozovic es una de las figuras en la línea de volantes del Inter de Milán, equipo que se peleó su fichaje desde el Dinamo Zagreb a capa y espada contra AC Milan y Juventus. Comparte equipo con Iván Perisic, un extremo irreverente capaz de destrozar la zaga de cualquier equipo asociado con Antonio Candreva y cuyo pasado estuvo en Alemania, deslumbrando con las camisetas del Borussia Dortmund y Wolfsburgo.

El cuadro ‘neroazurro’ también fue la casa durante muchos años de Mateo Kovacic, que pasó de promesa a realidad cuándo el Real Madrid gastó 30 millones de euros por su ficha en 2016. Además, Milan es el nombre de Badelj, un volante que recolecta corazones en toda Europa tras mostrar su gran nivel en clubes como Hamburgo y Fiorentina, suficiente como para que el AC Milan lo esté sondeando de cerca por petición del mismísimo Gennaro Iván Gattuso. Un privilegio de pocos. Iván Rakitic también conoce Alemania: luego de varios años defendiendo los colores del Basilea suizo, el Schalke 04 lo llevó a la Bundesliga en el año 2007, dónde con sus actuaciones convenció a Monchi para llevárselo al Sevilla y posteriormente desembarcar en el FC Barcelona.

Todos los delanteros de la selección conocen uno, e inclusive ambos países: Mario Mandzukic defendió los colores de Wolfsburgo y Bayern Múnich antes de mudarse a Turín para jugar con la Juventus. Ante Rebic vivió una experiencia más negativa, fue llevado a la Fiorentina con la esperanza de ser el ‘9’ goleador que deslumbró desde joven, pero no cubrió las expectativas ni de Vincenzo Montella ni de Paulo Sousa, fue cedido al fútbol alemán, siendo acogido primero por el Red Bull Leizpig para convertirse ahora –con su compatriota Niko Kovac- en una estrella del Eintrach Frankfurt, dónde descubrió a la banda como su hogar.

Andrej Kramaric encontró su hogar en Hoffenheim, con el mejor Leicester City de la historia no pudo hacerse espacio ante los temibles Riyad Mahrez y Jamie Vardy. Con Julian Nageslmann, su labor pasó a ser más de obrero, con sus corridas por la banda y apoyos constantes a sus compañeros como asistidor y sí, cuándo la jugada se lo permite pone su aporte goleador.

Dos que buscan urgentemente su lugar en el mundo son Marko Pjaca y Nikola Kalinic: en 2017 la Juventus le arrebató a varios equipos los servicios del primero, para luego no darle continuidad en su plantel, llegando a esta Copa del Mundo con apenas siete partidos y dos goles en el Schalke 04, club en el que aterrizó a préstamo. Tanto Alemania como Italia le han marcado la dificultad de brillar en una liga de élite. El caso de Kalinic, quien fue devuelto a casa tras el primer partido frente a Nigeria, es más controversial: tuvo un año muy pobre en el Milan de Gattuso tanto en números como en juego colectivo. Ahora, ante los rumores de venta, podría intentar demostrarle a los ‘tifosi rossoneri’ que se equivocaron con él, o aprovechar cualquier oferta rápida de desembarco que le dé estabilidad a sus 30 años.

Croacia, entonces, no solamente ha aprovechado un modelo deportivo excepcional en su propio país sino que además ha sabido, a través de sus jugadores, llevarse lo mejor de las culturas ítala y germana, provocando así que estos 22 guerreros al servicio de Dalić estén por disputar –por primera vez en la historia de su país- la final de una Copa del Mundo.

Fabrizio Cuzzola

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

http://thelinebreaker.co/wp-content/uploads/2018/07/TRANSPARENTE-150x150-1.png

The Line Breaker © 2017-2018 Copyright. All Rights Reserved.

Creative Commons License