ReportajesClairefontaine: la cuna de la excelencia

Luego de tres décadas, la influencia de este lugar es incomparable. Se convirtió en el centro neurálgico desde donde se origina la filosofía del fútbol francés moderno.
Gabriel Hidalgo2 meses ago10558 min

En la década de los 70, el mediático presidente de la Federación Francesa de Fútbol, Fernand Sastre ideó un ambicioso proyecto que supondría la creación de un centro nacional de fútbol con el fin de proporcionar las herramientas necesarias para la formación de los jóvenes parisinos. Seis años más tarde eligió Clairefontaine-en-Yvelines como el lugar para hacer realidad aquella idea. Desde entonces, el fútbol francés registró un crecimiento en sus bases formativas. El Instituto Nacional de Fútbol Clairefontaine abrió sus puertas en 1988 con una ruta marcada: formar a jóvenes entre 13 y 15 años para prepararlos, junto a un desarrollo educativo, para el alto rendimiento. La idea se propagó a otras regiones de Francia e incluso, Inglaterra y España. Había un convencimiento muy importante detrás de todo esto: se debía empezar desde abajo.

El Centro Técnico Nacional que hoy lleva como nombre oficial el de aquel presidente que lo ideó, se convirtió en poco tiempo en el principal instituto del país. La Isla de Francia cuenta con los recursos necesarios para seguir explotando un talento que no parece acabarse, la capital se muestra como una fuente inagotable de jugadores que tarde o temprano llegarán a la élite. En Clairefontaine tratan de que sea temprano, con un aprendizaje dentro y fuera del campo. Entre semana estudian y juegan al fútbol, los fines de semana son libres de visitar a sus familias. La academia está ubicada a 30 millas de París en una localidad que no llega a las 1.000 personas. Fuera de los limites de este complejo, no encuentran grandes distracciones.

Las 56 hectáreas se encuentran sumergidas en el bosque de Rambouillet, cuenta con diez campos de fútbol -siete de pasto y tres sintéticos- alrededor del castillo de Montjoye, donde se ubican más de 300 camas. El complejo cuenta con un edificio moderno que albergar entre otras cosas, un laboratorio de ciencias deportivas, una sala de juegos, una biblioteca y una sala de cine. Fue la sede de la selección francesa durante la Copa del Mundo que albergaron y ganaron en 1998. Aquello produjo que la prensa se instalara alrededor del complejo para divulgar historias como la de Zinedine Zidane escapándose de la concentración para cortarse el cabello en París. Desde entonces, los barberos asisten a Clairefontaine.

“Esos edificios son más que una herramienta fantástica. Son una piedra angular, una visión, una filosofía, un lugar de unidad. Cuando se abrieron, no podíamos imaginarnos el papel que jugarían diez años después” – Gerard Houllier, ex entrenador de Liverpool, Olympique Lyon y Paris Saint-Germain.

Un campeón del mundo como ejemplo

La selección francesa que se coronó campeona en la última Copa del Mundo del siglo pasado tuvo a un graduado de esta academia entre sus filas: Thierry Henry es uno de los más grandes jugadores que pasaron por este centro de fútbol. Se dice que el ex jugador de Arsenal y FC Barcelona superó sus años más duros de la adolescencia -marcada por el divorcio de sus padres- cuando jugaba y estudiaba en Clairefontaine. Tenía a Nicolás Anelka, Louis Saha y William Gallas como compañeros, fueron parte de una de las mejores camadas que produjo la academia.

Luego de tres décadas, la influencia de este lugar es incomparable. Se convirtió en el centro neurálgico desde donde se origina la filosofía del fútbol francés moderno. Se trasladó a centros de formación en Niza, Lille, Mónaco y Lyon. Sastre emprendió un rumbo que afianzaron sus sucesores y hoy, tras 30 años de servicio, el futbolista parisino tiene un camino al éxito. Los acuerdos directos con los equipos de la Ligue 1 han potenciado, sobre todo en este milenio, la cantidad de jugadores que terminan fichando por equipos de élite. Hatem Ben Arfa llegó siendo jugador del AC Boulogne Billencourt y tras tres años en el complejo fue fichado por el Olympique Lyon. A Henry solo le bastó un año -1992- para pasar del ES Viry-Châtillon al AS Monaco.

Kylian Mbappé y la generación de Rusia

Varios de los jugadores que participan en el mundial de Rusia con la selección de Didider Deschamps pasaron por Clairefontaine. El Manchester United llegó a interesarse en Raphael Varane en 2011 después de varias sesiones de entrenamiento en la academia. Blaise Matuidi y Alphonse Areola vivieron tres años dentro del instituto, también pasaron Paul Pogba y Olivier Giroud. Pero el caso más especial es el de Kylian Mbappé Lottin. Claude Lafargue, director de la academia concedió una entrevista al importante diario inglés The Telegraph, en donde explicó el ascenso de un jugador que hoy deleita al mundo entero y que, con solo 19 años, se perfila para ser uno de los grandes jugadores de esta época.

“Kylian fue especial, pero no porque hizo cosas extraordinarias a los 12 años de edad. Al principio no era consecuente y tardó mucho en desarrollarse físicamente. En los últimos seis meses, a los 15 años, se disparó. De repente su juego mejoró muchísimo y se volvió muy inteligente. Al principio no vimos mucho de Mbappé, pero cada vez que tenía el balón algo peligroso sucedía” – Claude Lafargue para The Telegraph.

La vida de Mbappé cambió drásticamente luego de sus años en Clairefontaine. Tras haber impresionado en las inferiores del AS Bondy, se inscribió en instituto en 2011 y tres años después partió rumbo al AS Monaco donde hizo su debut con 16 años y 347 días, se convirtió en el jugador más joven en hacerlo. El resto de su historia se cuenta sola: Kylian es ese factor que la selección francesa no tenía en la pasada EURO, su explosión durante la Copa de Europa en 2017 y la mediática venta a Paris Saint-Germain hace un año fueron motivos suficientes para convertirse en el nuevo número 10 de su país. El presente y futuro del fútbol francés tienen su rostro.

El potencial desperdiciado 

En aquella entrevista con el prestigioso diario inglés, Claude Lafargue reveló algunos de los jugadores que fueron rechazados por la academia. El caso más llamativo es el de N’Golo Kanté, ya que también fue rechazado por media docena de institutos formativos: su tamaño le privó de formarse en las mejores escuelas del país. Dimitri Payet fue otro jugador que por tardarse en su desarrollo físico, no fue seleccionado. En este grupo también entra Antoine Griezmann, rechazado por varias escuelas y clubes franceses antes de que fichara a los 13 años con la Real Sociedad.

Lafargue aceptó los errores en el camino y confesó que con el pasar de los años, fueron modificando el método de elección. En Clairefontaine se clasificaba a los jóvenes talentos por su velocidad, fuerza y desarrollo físico. Luego de varios años, se dieron cuenta de que aquellos que tardaban en evolucionar físicamente eran los que tendían a convertirse en estrellas. Por eso fue que Kylian Mbappé no fue devuelto a casa durante sus casi cuatro años en la academia, instauraron una paciencia con los jugadores más pequeños.

“Desde hace un tiempo aprendimos a evaluar a los jugadores de otra forma. A esa edad se supone que no ves lo que son ahora, sino lo que pueden llegar a ser. Quizás un jugador sea más rápido porque se desarrollo primero, pero en cuatro años, el pequeño jugador que no se desarrollo tan rápido puede llegar a ser incluso más grande que el otro. Lo de Kylian fue un caso particular, veinte años atrás, no hubiéramos tomado a ese niño pequeño” – Claude Lafargue.

El St George’s Park National Football Centre es la academia más grande de Inglaterra, fue inaugurada en 2012 con la misma visión de los franceses: implementar una visión unificada para el fútbol nacional. Howard Wilkinson, encargado de hacer realidad aquel proyecto en la isla aseguró -en varias ocasiones- que no es un modelo que imita a lo que hicieron al otro lado del Canal de Mancha, pero en Clairefontaine le abrieron las puertas a varios enviados de la Football Association (FA) años antes de inaugurar el complejo de Burton-on-Trent. También recibieron hace un tiempo a algunos directivos de La Masia, la histórica escuela formativa del Fútbol Club Barcelona.

El mundial de Rusia nos dejó una enseñanza clara: los proyectos están destinados al éxito. Diez años antes de que Francia ganara su primera Copa del Mundo se fundó una academia con todos los recursos necesarios para subsistir en el tiempo. Treinta años después de la fundación de Clairefontaine, los resultados demuestran un crecimiento notable en las bases formativas. El sentido histórico es un plus importante: los niños entran a la sede principal en medio de cuadros con las camisetas de los más grandes talentos que se formaron entre esas mismas paredes. Ven con cierto entusiasmo la de un joven que solo necesitó de año y medio para entrar en la élite del fútbol mundial, ven con muchísimo respeto la de aquel emblemático delantero que sigue siendo el máximo goleador histórico de la selección mayor. Clairefontaine forma a futuros jugadores profesionales parisinos a base de deporte y educación. Apuestan por la excelencia en medio de un mundo que incita a la inmediatez. Francia aseguró, incluso antes de entrar al olimpo del fútbol, la inmortalidad de su talento.

Fotos: Magali Delporte.

Gabriel Hidalgo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

http://thelinebreaker.co/wp-content/uploads/2018/07/TRANSPARENTE-150x150-1.png

The Line Breaker © 2017-2018 Copyright. All Rights Reserved.

Creative Commons License