LugaresMomentosUn arquero para ganar

Inglaterra sueña con llevar la copa a casa. Y con un arquero de garantías todo se vuelve más sencillo
Juan Pablo Gatti3 meses ago3822 min

“Un portero para gobernarlos a todos, un portero para encontrarlos, un portero para atraerlos a todos y robarles la Copa del Mundo”

Sería un error decir que Inglaterra llevó a malos arqueros a las últimas copas del mundo. David Seaman, David James, Paul Robinson o Joe Hart han sido quienes han buscado defender con hidalguía la valla de los Three Lions, aunque nunca llegaron a buen puerto y, de hecho, no han podido consolidarse como el gran portero que los inventores del fútbol necesitaban, esa reencarnación de Gordon Banks que todo conjunto necesita para soñar con campeonar. Todos los arqueros mencionados han tenido su momento para brillar, pero errores puntuales los han convertido en el chivo expiatorio de los fracasos ingleses, un peso con el que no han podido cargar.

Pero de entre las sombras apareció un muchachito dispuesto a romper con el gran karma inglés. Jordan Lee Pickford, un millenial clase 94, creció futbolísticamente en la cantera del Sunderland, club que decidió hacer lo que hacen casi todos los conjuntos ingleses con sus jóvenes promesas: cederlos para que “se hagan hombres” en el duro y profundo ascenso victoriano. Así, mientras Pickford pasaba sus días en campos de poca monta, también se iba haciendo un hombre en cada categoría del seleccionado inglés.

El joven portero hizo el recorrido más largo que se pueda imaginar para un jugador: jugó en cada división posible -comenzando desde la quinta-, a la vez que con el conjunto nacional ya disputaba partidos con la sub-16. Pero ese sacrificio valió la pena: él pudo llegar a disputar minutos en la Premier League en la campaña 2015-2016. El crecimiento de Jordan fue lento, pero sin apuros. Aunque, una vez debutó en la máxima categoría ya no volvería ser visto como un arquero más, sino como uno en el que se podía confiar en los momentos de dificultad. Claro, al haber pasado por tanto en el ascenso, la primera no sonaba tan intimidante.

El premio máximo, sin embargo, estaba por venir. Arquero de la escuadra campeona del tradicional torneo de Toulon en el 2016, Pickford disputó su primer partido con la mayor el 10 de noviembre del año pasado, en Wembley y nada menos que ante el campeón mundial, Alemania. ¿Acaso sufrió pánico escénico el ahora hombre del Everton? Para nada: de hecho, Gareth Southgate, quien ya lo conocía de las juveniles inglesas, diría luego del partido que si terminaron empatados a cero fue, en parte, gracias a las extraordinarias salvadas del debutante. La historia apenas comenzaba…

Pickford ha ido creciendo en el mundial. Si bien no tiene estadísticas deslumbrantes (apenas mantuvo en una ocasión la portería en cero y está 25° en paradas por partido) se ha convertido en uno de los porteros a seguir, por sobriedad, prestancia y concentración. Cuando participa del juego lo hace a lo grande, sacando pelotas imposibles a los ángulos o volviendo tras sus pasos para atajar penales. No por nada ha recibido un apodo que marca a las claras lo que se piensa de él en las islas: Jordan Banks. Si Inglaterra sueña con hacer que la copa “vuelva a casa”, también es gracias a él.

Juan Pablo Gatti

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

http://thelinebreaker.co/wp-content/uploads/2018/07/TRANSPARENTE-150x150-1.png

The Line Breaker © 2017-2018 Copyright. All Rights Reserved.

Creative Commons License