CameoSeriesEl Profesor Pogba

Anderson Ayala2 semanas ago3893 min

El Estadio de Nizhni Nóvgorod fue testigo ayer de, tal vez, el mejor partido de Paul Pogba en la selección de Francia, el partido en que el jugador del Manchester United se graduó de aquél equipo campeón mundial sub 20, para comandar ahora a la selección mayor. Hoy Pogba es el intérprete del fútbol en el césped, el jugador que sabe qué hacer, cómo hacerlo y cuándo dependiendo de la circunstancia. Es el profesor X de este conjunto Bleu lleno de seres excepcionales (X Men) que necesitan una conducción acertada.

A Francia le tocaba otro rival sudamericano en la fase de cuartos, incluso más duro que el anterior, considerando que la defensa charrúa no es tan blanda como la albiceleste. El partido exigía la aparición de un fuera de serie que encontrase los caminos para romper la solidez uruguaya. Entre Griezmann, Mbappé o Tolisso, cualquiera podía asumir la tarea, pero quizás para sorpresa de algunos, el genio fue Pogba. Su ‘timing’ para entender los ritmos del partido hizo que fuese capaz de avanzar con velocidad para distribuir y atacar, así como de retroceder y hacer alguna vuelta para enviar el balón a sus ‘escuderos’, esperando que moviesen el esférico entre sí. Supo gestar el fútbol en función de lo que pensaba, como hace Charles Xavier para salvar la vida de su raza mutante cada vez que se acerca la extinción.

Aunque no tuvo incidencia directa en los dos goles, su capacidad de maniobrar en el centro fue fundamental para, primero, cambiar la intensidad del juego conforme lo consideraba, y segundo, para demostrar la superioridad en manejo y funcionamiento de Francia. Ayer Pogba no solo fue el motor del equipo, el enlace entre ataque y defensa, sino el mejor intérprete de la idea de Deschamps en el campo. Su inteligencia le permitió jugar en función de lo excepcionales futbolistas –los X Men- que tiene a su lado, fuese el hombre bala como Mbappé, el tanque en el centro como Kanté, o el lateral francotirador como Pavard. Su gestión del juego desde el mediocampo fue excepcional. Pensó como lo haría el profesor X.

Ahora a Pogba le corresponde seguir aumentando la altura del listón que dejó contra Uruguay. Si sigue con el ‘timing’ justo para leer y entender el partido, y con una capacidad precisa para distribuir a los monstruos que tiene a su lado, no es arriesgado pensar que en unos días Francia levantará su segunda copa del mundo. Debe mantener la serenidad y primar la razón por sobre la emocionalidad si quiere seguir siendo el hombre clave en la selección gala, capaz de desbarajustar totalmente al rival, así como de volver inquebrantables a los suyos. Pogba debe confirmar que es el Profesor X de esta Francia llena de seres que no son humanos.

Anderson Ayala

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

http://thelinebreaker.co/wp-content/uploads/2018/07/TRANSPARENTE-150x150.png

The Line Breaker, 2018 © All Rights Reserved