Charla de CaféEntrevista a Ricardo Rodríguez, el elegido para comandar un cambio

The Line Breaker4 meses ago226412 min

El fútbol y el deporte nipón va en constante crecimiento. El país insular se prepara para disputar una nueva Copa del Mundo, así como para recibir en poco más de dos años, los Juegos Olímpicos de verano. La cima de la pirámide futbolística está cada vez mejor, y una prueba de ello es el campeonato de Urawa Red Diamonds en la pasada edición de la AFC Champions League. Tanto la J-League como la J-League 2 han encontrado un modelo organizacional que solo produce mejoras colectivas. Ricardo Rodríguez Suárez es el encargado de construir un nuevo camino para el Tokushima Vortis de la Segunda División. El asturiano cumple 16 meses al frente del equipo nipón tras su paso por Girona FC en 2013 y tres equipos tailandeses (Ratchaburi FC, Bangkok Glass y Suphanburi) entre 2014 y 2016, a la par de su previa experiencia como asistente técnico en Málaga CF y la Selección de Arabia Saudi. Ricardo habló con Daniel González y Gabriel Hidalgo en un diálogo exclusivo para The Line Breaker.

– Periodistas: ¿Qué diferencias aprecias en cuanto a nivel del fútbol en estos países y, sobre todo, en cuanto a estructuras y posibilidades de crecimiento?
– Ricardo: Mi idea futbolística pasa por desarrollar el juego de posición y para esto Japón es el país donde mejor se puede implementar. El jugador japonés tiene una gran capacidad técnica, es inteligente, su capacidad de presión y juego sin balón es altamente notable por lo que es en este país donde más cómodo me he sentido plasmando mi idea futbolística. En Tailandia cuesta un poco más, aunque es un futbol que está en desarrollo y el jugador tailandés también tiene buen talento, aunque están menos trabajados a nivel táctico. Arabia Saudi tiene un nivel futbolístico interesante, pero la liga es poco competitiva ya que hay 4 equipos que la dominan y hay una gran diferencia con el resto de equipos. Para mí la mayor diferencia es que en Japón muchos niños desde edades muy tempranas juegan al fútbol, mientras que en Arabia Saudi y Tailandia no hay ligas de cierto nivel hasta los 16 años, por lo que pierden toda la etapa sensible del jugador para desarrollarlos.

– En Vortis tienes a un arquero costarricense (Danny Carvajal) y tanto en la J-League como en la J-League 2 hay varios arqueros surcoreanos (Oita Trinita, Kamatamare y Fagiano, por ejemplo), incluso Gifu tiene a Víctor Ibáñez. ¿A qué se debe ese gusto por el portero extranjero? ¿Qué falta para que Japón mejore el talento de sus porteros, más allá de la presencia de Kawashima?
– Me puse a analizar los equipos grandes de la J1 y me di cuenta de esto que estás comentando. Aquí hay bastantes equipos que tienen porteros extranjeros, sobre todo en J1. No sabría muy bien responderte que es lo que le falta al portero japonés para desarrollar su talento. Es cierto que no destacan en algo concreto como pueden ser los jugadores de campo que tienen un perfil muy determinado. Lo que sí puedo decir en favor de ellos es que están todo el tiempo mirando y entrenando para ver como pueden ser mejores. La mejora es una constante en el jugador japonés. Es algo que les obsesiona. Es parte de su cultura.

– ¿Cómo es el jugador nipón? ¿Cuáles son sus principales virtudes?
– Es un jugador que tiene un gran nivel de profesionalidad, son muy disciplinados y con mucha capacidad de esfuerzo a la hora de recuperar el balón. También es un jugador muy bien dotado técnicamente, tácticamente son inteligentes y muy disciplinados a nivel defensivo. Lo difícil aquí es abrir a las defensas rivales. Es un jugador interesante para desarrollar el juego de posición debido a su capacidad técnica, la capacidad que tienen de robar tras perdida y de presionar en campo rival así como de entender los conceptos y desarrollarlos de forma inteligente. Pensé que me iba a costar mucho más, pero ellos son inteligentes y disciplinados para llevar a cabo las indicaciones que les sugieres.

– Cuéntanos sobre tu política de scouting con Vortis. Últimamente Japón ha sumado muchos surcoreanos, algunos tailandeses. ¿Cómo lo trabajan ustedes?<
– Nosotros tenemos una dirección deportiva formada por tres personas y además tenemos un scout de fútbol internacional que nos ayuda con un seguimiento de las principales ligas de nuestro interés; así como de J1, J2 y J3. Los miembros de la dirección deportiva también ven fútbol japonés pero se centran mucho en los jugadores universitarios ya que en Japón los equipos se nutren mucho de jugadores jóvenes procedentes de las Universidades. Viajan también a otros países a ver futbol y están buscando en todo momento como mejorar al equipo en ese aspecto.

– Trajeron 4 extranjeros de nivel, algunos cedidos de Gamba y Cerezo. ¿Cómo es la relación de Tokushima Vortis con los clubes de la JLeague? ¿Podemos hablar de acuerdos para mejorar y desarrollar a los jóvenes?
– Mi impresión es que las relaciones que tenemos con otros clubes es muy buena. Tenemos jugadores cedidos de Kashima, Cerezo, Gamba, Urawa; que son todos clubes grandes de Japón. Intentamos ver esos jugadores talentosos, con capacidad ofensiva, que quizás no vayan a tener muchos minutos en J1 pero que su perfil se adecua mucho a nuestra identidad como equipo. Aquí pueden desarrollarse como jugadores ya que a veces en sus equipos es difícil que puedan tener muchos minutos. También estamos intentando mejorar nuestro fútbol base y ya hemos hecho debutar a un jugador con 17 años y en los partidos de pretemporada hemos contado con jugadores de 15 y 16 años con la idea de ir potenciando a nuestros jugadores. Esto a veces por la cultura japonesa no es fácil de ver ya que los jugadores veteranos a veces en ciertos clubes, son muy respetados.

– ¿Cómo es la vida de un español en Asia? ¿Cómo te relacionan y hasta que punto es el idioma, una barrera en los primeros meses de vida?
– Lo primero que hice fue dar un curso de todos los conceptos del juego de posición y cual era mi idea futbolística al traductor. Luego él lo tuvo que explicar a todos los entrenadores del fútbol base y al día siguiente al cuerpo técnico. Así, el primer día de entrenamiento tenía la certeza total que él entendía todo lo que yo quería transmitir a los jugadores y las dudas que siempre surgen las solucionamos en los días anteriores. Cuando tienes que explicar algo es por que los has comprendido en su totalidad y esto fue clave para que los jugadores supiesen perfectamente mi idea futbolística desde el primer día. El traductor es la figura clave de un entrenador en el extranjero.

Llego a las ocho de la mañana al club y me suelo ir entre las nueve y las diez de la noche. Por la mañana antes de entrenar, suelo hacer un poco de deporte y el resto del día lo paso en el club trabajando en todas las tareas que solemos hacer los entrenadores. Entrenar, preparando entrenamientos, viendo las sesiones después en video, analizando nuestro equipo y jugadores, analizando al siguiente rival, dandole vueltas al balón parado y preparando la siguiente sesión. Estas son las tareas normales del día a día. Suelo tener un par de conversaciones individuales a la semana con jugadores, que no siempre son de cosas tácticas. Me preocupo mucho de ir mejorando como entrenador y a veces tengo conversaciones con personas de España u otros países; que me ayudan en distintos aspectos en mi desarrollo como entrenador.

– A principios del año pasado, Corea del Sur destituyó a su presidenta Park Geun-hye por un escándalo con Samsung. Y eso habla mucho de la estructura política de la región. ¿Cuáles son las principales diferencias culturales y políticas que percibes entre Japón y España?
– Muchas. Aquí existe mucho más respeto en líneas generales a nivel cultural. En nuestro trabajo la figura del entrenador se respeta mucho. Dejan trabajar y no se dejan llevar por uno o dos resultados adversos. Valoran el trabajo a largo plazo y están todo el tiempo analizando lo que haces, pero siempre desde el respeto y con la idea de ver en que pueden ayudar al entrenador y al equipo.

– ¿Qué diferencias observas entre el entorno del fútbol nipón y el fútbol español (prensa, hinchada, estructura directiva de los clubes)?
– A nivel de prensa es una opinión objetiva de lo que sucede en el terreno de juego. Al no entender el idioma, eso hace que no me entere mucho de lo que sucede a mi alrededor pero también la prensa es sumamente respetuosa con la labor del entrenador y los jugadores. Las aficiones son muy fieles, animan todo el tiempo y sobre todo valoran el buen fútbol y el espectáculo. En realidad, yo veo mi trabajo como un modo de entretener al aficionado. Ellos vienen a ver buen fútbol y nosotros por encima de todo intentamos desarrollar buen juego, que el equipo ataque constantemente, que busque la portería rival en todo momento y que las victorias sean consecuencia de todo este juego ofensivo que queremos desarrollar. Por todo esto, me tratan muy bien y me siento muy querido por la afición.

– ¿Se prepara Ricardo Rodríguez para en algún momento mirar de nuevo a su país y pensar, con un rodaje bastante extenso entre clubes y selecciones de otro continente, que está listo para volver a dirigir en el fútbol español?
– Ahora mismo estoy muy contento en Japón y solo pienso en ascender a Tokushima Vortis, que es para lo que he venido; además de para implantar una identidad, un estilo y mejorar al club a todos los niveles. Esta categoría te exige mucho por lo que percibo que he crecido mucho como entrenador. Utilizamos muchos sistemas con la idea de que el análisis que nos hacen los rivales les dificulte jugar contra nosotros y podamos atacarles mejor y ser imprevisibles. Eso te mejora mucho como entrenador. Tienes que estar dandole vueltas como atacar a las defensas rivales y evitar las contras y ser muy bueno en el balón parado, que es clave en esta categoría. Mi percepción es que estoy preparado para volver al fútbol español o europeo; pero ya te digo que estoy encantado en Japón y en Tokushima. Las condiciones técnicas de trabajo que tengo aquí son muy buenas y mi idea es desarrollar este proyecto hasta llevar a Tokushima Vortis a los niveles que queremos llegar.

– ¿Qué sensaciones brinda la sociedad nipona, a meses de un nuevo mundial y por supuesto, con la creciente ansiedad de albergar unos Juegos Olímpicos en tan sólo 2 años?
– En estas conversaciones “transformadoras” que tengo con los jugadores, me he dado cuenta que todos los jugadores japoneses sueñan con jugar en la selección y un Mundial. También los jóvenes en la selección olímpica y obviamente; una Olimpiada en su país. Esto es algo muy importante para ellos. Lo viven con entusiasmo y seguro que Tokio 2020 será un gran espectáculo a todos los niveles. Japón es un país con una capacidad organizativa espectacular y seguro que estarán por encima de las expectativas.

The Line Breaker

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related Posts

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ author }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ author }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ author }}
http://thelinebreaker.co/wp-content/uploads/2018/07/TRANSPARENTE-150x150.png

The Line Breaker, 2018 © All Rights Reserved