BreakerRoss Barkley en el tablero de Conte

Anderson Ayala6 meses ago10496 min

Con la llegada de Ross Barkley, el Chelsea vuelve a contar en su plantilla con un centrocampista inglés de buen pie desde que Frank Lampard abandonara el club, pero más importante aún, ahora Antonio Conte goza de un extraordinario talento que puede adaptar a cualquiera de sus esquemas tácticos, y que le aportará mucho de mitad de cancha en adelante.

El joven Barkley, de 24 años, llega procedente del Everton por 17 millones de libras, club en el que se formó y donde saltó a la palestra del fútbol británico tras sus buenas temporadas con los toffees. Fue bajo las órdenes de Roberto Martínez cuando finalmente se afianzó en el equipo de Liverpool luego de haber estado a préstamo en par de ocasiones, y a partir de la temporada 2013-2014, inició una espiral de crecimiento futbolístico que lo llevó al mundial de Brasil ese mismo año.

A pesar de que con Martínez alternó en su primera etapa como volante en la zona de contención y como carrilero, su buen rendimiento ofensivo le hizo méritos para ir avanzando metros sobre el terreno, hasta que en la temporada 2015/2016 se afianzó como el ‘8’ del equipo, por detrás de Lukaku. No obstante, por su velocidad y capacidad de profundidad, el español también probó ubicarlo como extremo derecho, dejándole sensaciones más que positivas luego de destacadas actuaciones. En los cuatro años consecutivos en que vistió la piel del Everton (2013-2017), el joven inglés anotó un total de 27 goles en 161 partidos por todas las competencias.

En la presente temporada aún no ha podido debutar, ya que a comienzos del mes de agosto sufrió una lesión en el muslo que lo sacó de actividad el resto de año. No fue sino hasta finales de diciembre cuando se recuperó, pero para entonces las llegadas del holandés Davy Klaassen y del islandés Gylfi Sigurdsson cumplieron con el principio de la física y llenaron su vacío. Ahora, Barkley abandona a un Everton en novena posición para jugar con un Chelsea tercero en el podio.

Esto le abre el abanico de posibilidades a Conte para dar un nuevo giro a su sector ofensivo. Esta campaña, el italiano ha variado entre dos esquemas tácticos: el 3-4-2-1 y el 3-5-2 que tanto resultado le dio la temporada pasada. Como sea, en cualquiera de los parados, el italiano tiene posibilidades de encajar a Barkley, sea como extremo o como volante ofensivo (‘8’).

En el 3-4-2-1, el entrenador blue idealmente puede ubicarlo por detrás de Morata junto a Hazard, ambos encargados de servir como enganches entre el sector medular y el delantero, siendo partícipes claves en la gestación de las jugadas internas o por los costados, o bien podría Conte tirar tanto al belga como al inglés hacia los costados -para que se desempeñen como extremos-, de manera que Barkley actué pegado a la línea derecha y Hazard a la izquierda, hábitats bien conocidos por cada uno. En ambos casos Barkley podría contar con el respaldo de los dos jugadores en la zona de contención (Kanté y Bakayoko/Fábregas), y de los dos carrileros (Alonso y Moses/Willian/Zappacosta).

Por otro lado, cuando Conte decida enviar al terreno un 3-5-2, el panorama le ofrece una opción más: en primer lugar podría ubicarlo arriba junto a Morata, indicándole que se tire un par de metros atrás tal como hace Hazard cuando se desempeña en esa función, de forma que sirva de mediapunta; a su vez, podría ubicarlo por el costado derecho, en lugar de Victor Moses o de Zappacosta, y darle libertad para que actúe más como extremo que como carrilero, teniendo atrás el respaldo de Bakayoko en la línea central; o bien podría ubicarlo propiamente en el centro, entre Kanté y Bakayoko, de manera tal que, con ellos cubriéndole las espaldas, el inglés tenga cierta libertad para avanzar del mediocampo en adelante y conectar con Morata, Hazard, William o el mismo Pedro, dependiendo de a quienes Conte sitúe arriba. De las tres opciones, esta última parece ser la opción más propicia, sobre todo para aprovechar a los dos hombres de punta.

A partir de este rango de posibilidades vale decir que la llegada de Barkley al actual campeón del fútbol inglés no representa más que un refuerzo de lujo, a plena mitad de temporada, para dar nuevos aires al sector medular; nuevas ideas y calidad técnica a la zona donde el equipo de Conte gesta el fútbol. Pero más allá de esto, también le permitirá al estratega alternar mejor los nombres en el centro del campo, y le aportará mucho más en ataque de lo que hasta aquí traía. De igual forma, para el joven inglés no es más que un reto dar el salto a este equipo, primero porque deberá demostrar si tiene lo necesario para ser indiscutible en un club de talla mundial, y segundo porque podrá estrenarse en una competencia que ya tiende a catapultar a muchos jóvenes: la Liga de Campeones. A su favor cuenta con una gran calidad técnica, aunque le recaiga el peso histórico de ser el sucesor inglés de Lampard en el club blue.

Anderson Ayala

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

http://thelinebreaker.co/wp-content/uploads/2018/07/TRANSPARENTE-150x150.png

The Line Breaker, 2018 © All Rights Reserved