BreakerLos armadores de Inzaghi

Anderson Ayala9 meses ago9967 min

Cuando Keita Balde abandonó las filas de la SS Lazio, a Simone Inzaghi no le quedó más que un hueco para tratar de llenar. Eso sumado a la baja que ya traía con la salida de Lucas Biglia, pero que rápidamente fue cubierta con la llegada de Lucas Leiva. Tal coyuntura fue, acaso por la misma dinámica del fútbol, la oportunidad propicia para que el equipo romano cambiara su realidad, al tener que disponer las piezas sobre el tablero de un modo distinto para equilibrar nuevamente todas las líneas.

La baja del hispano-senegalés tuvo como consecuencia que el estratega italiano probara ubicar a Luis Alberto como mediapunta –de poca productividad en el centro del campo la temporada pasada-, y el engranaje que tuvo el español con sus compañeros resultó ser impecable, permitiéndole al equipo una movilidad diferente y un mejor desenvolvimiento en la zona medular, de lo cual el más beneficiado ha sido Ciro Immobile. En tanto, el hueco dejado por Biglia solo implicó a alguien de características similares –Leiva- para cubrir la posición.

El 13 de agosto de 2017, Simone Inzaghi hizo una declaración de intenciones sobre el césped del Estadio Olímpico de Roma cuando ubicó a su equipo en un 3-5-2 para enfrentar a la Juventus por la Supercopa Italiana. Esa línea de cinco “todocampistas” –en aquél encuentro conformada por Lulic, Leiva, Parolo, Luis Alberto y Basta- no solo representó equilibrio para los biancocelesti, sino también control, contención y mayores posibilidades de distribución ofensiva. La Supercopa fue el ensayo final de un sistema con el que el entrenador ya había experimentado en los partidos finales de la campaña pasada –reemplazando su 4-3-3 ofensivo.

Con el 3-5-2, Inzaghi pudo adelantar a sus laterales hacia el centro del campo y ubicar atrás un tercer central para mayor firmeza defensiva –a pesar de ello, la Lazio es el único equipo del top 5 de la Serie A que tiene más de 20 goles en contra-. El holandés De Vrij se afianzó como central por derecha, mientras que por el centro y la izquierda han alternado algunos nombres: Radu se hizo indiscutible, pero ha jugado en ocasiones de líbero y como central por izquierda; el angoleño Bastos se ha afianzado como líbero cuando Radu va a la izquierda; y Jordan Lukaku se ha desempeñado como central por izquierda cuando Bastos o Radu van por delante del portero.

A partir de esa ubicación defensiva, el italiano pudo encajar dos hombres más en el centro del campo: Lulic se ha hecho vital como carrilero izquierdo neto –generando un total de 19 oportunidades y dando 3 asistencias-, en tanto que por el derecho primero arrancó siendo titular Dusan Basta, pero tras los espléndidos partidos de Marusic ante Napoli y Hellas Verona, el montenegrino se acreditó ante su entrenador como interior derecho –dando 5 asistencias-, con destacada labor defensiva. Ambos desempeñan funciones de ida y vuelta constante, sobre todo focalizados en romper líneas por la banda y ser opciones de pase en profundidad.

Ya por la zona central pura, tres nombres han representado la esencia del fútbol en la Lazio: Leiva, Parolo y Milinkovic-Savic, y a estos se les suma -más adelantado- como mediapunta el español Luis Alberto. Ellos cuatro son los generadores, cortadores y distribuidores oficiales del balón bajo el esquema de Inzaghi.

El brasileño Lucas Leiva llegó este mercado y rápidamente dejó sin extrañar a Biglia. Se hizo con el puesto de contención por izquierda junto a Parolo, pero además ha demostrado ser un excelente distribuidor del balón por todas las zonas del campo y un dosificador con el esférico en los pies, que bien sabe calcular los ritmos del partido. Así lo demuestra una estadística singular para un recién llegado: de los centrocampistas del club es el que más pases ha dado (738).

El jerarca del centro es, sin duda, el italiano Marco Parolo. De todos, el de mayor claridad a la hora de jugar, por lo que sabe ser eje entre defensa y mediocampo. Aunque tiene presentes sus funciones defensivas (retroceder algunos metros al momento de defender para ubicarse delante del área), esta temporada se ha visto “liberado” por la llegada de Leiva, quien siendo su escudero le ha permitido acercarse más al área y sumarse en las jugadas interiores, no solo para dar un pase clave, sino también aprovechar su pegada de media distancia. Gracias a esa mayor tranquilidad en el juego, Parolo ha logrado equiparar sus registros generales de la campaña pasada (5 goles y 2 asistencias) en solo la mitad de la presente temporada: 4 goles y 7 asistencias.

El serbio Milinkovic-Savic ha sido otro de los beneficiados por el sistema, y uno de los que mejor momento individual atraviesa desde la llegada de Inzaghi. A pesar de ser un mediocentro nato, la posibilidad de tener a Leiva y a Parolo cubriéndole las espaldas le ha permitido, para su libertad, moverse por delante de ambos, casi dejando el centro del campo en una línea de 4 con él adelantado. Su inteligencia en los recorridos con balón para soltar un pase preciso en una jugada de ataque, así como su claridad al momento de distribuir y su velocidad individual para encarar son las cualidades que más ha explotado estos últimos meses de año. Su estado de forma es pletórico, y su registro goleador (7) también igualó ya a esta altura lo conseguido en la temporada anterior (7), con la diferencia de haber dado solo 4 asistencias por las 10 de la campaña anterior.

Y por último, el jugador al que le tocó dar el salto cualitativo del mediocampo a las inmediaciones del área es el español Luis Alberto, que en esta nueva posición ha resurgido. A pesar de que Inzaghi lo ubica junto a Immobile, el andaluz –por su misma naturaleza- tiende  echarse unos metros por detrás del 9, para ubicarse más como un trequartista con pisada fuerte del área. No solo sirve como enganche con el sector medular, sino que se combina a la perfección con Ciro fuera del área en plena gestación de una jugada. Su atrevimiento en el mano a mano y su capacidad para definir han contribuido a que, en su reubicación, haya logrado 6 goles esta temporada, creando 49 oportunidades de gol y dando 8 asistencias.<

Como se ve, de los 61 goles que tiene la Lazio en lo que va de campaña, entre estos cuatro jugadores acumulan un total de 19 (uno de Leiva), estando casi a la par de los 22 que tiene por todas las competencias el mejor delantero italiano de la actualidad: Ciro Immobile, quien, a pesar de ser uno de los más beneficiados por la línea de 5 –ya que le abastece constantemente de balones-, ostenta paradójicamente el título honorífico de ser el máximo asistidor del equipo (9).

El cambio definitivo de sistema y de algunas posiciones mejoró el rendimiento individual de la plantilla, y ello generó una mejora colectiva importante desde el juego que, a pesar de ello, aún no se afianza a plenitud, razón por la que la Lazio ocupa actualmente la quinta posición en la Serie A, a 9 puntos del líder (Napoli) pero con un partido menos. Los fallos en momentos particulares le han costado puntos al equipo romano – contundencia y concentración defensiva, las tareas a corregir para Inzaghi-, que de cualquier otra manera podría estar perfectamente codo a codo en el podio. Prueba de ello es la estadística que lo posiciona como el octavo equipo de la liga en el rango de posesión del balón (50%), pero aún así es el segundo máximo goleador (43), solo por detrás de la Juventus (45). Tiene menos la posesión pero sabe bien cómo aprovecharla.

Tras el último partido con el Inter de Milán el pasado 30 de diciembre, la Lazio acumula 11 victorias, 4 empates y 3 derrotas por Serie A –con un partido pendiente- en las 19 fechas jugadas, registro que demuestra una similitud con respecto a la temporada anterior, en la misma jornada, cuando sumaba el mismo número de victorias y empates, con solo 3 derrotas. Esa data local, sumada al buen paso del equipo por la Europa League -donde acabó primero de grupo- y por la Coppa Italia -en la que ya es semifinalista-, dan un indicio de que la temporada biancocelesti puede ser triunfadora si el equipo se lo propone bajo las órdenes de Inzaghi.

El acoplamiento a una línea de 3 en el fondo impuesta hace apenas unos años en la Serie A, y la incorporación de más hombres en el centro del campo le han permitido al equipo capitalino y a Inzaghi mutar sus esquemas. Ese cambio significó una mejora en el rendimiento de varios nombres particulares, lo que a su vez tuvo repercusiones en el colectivo, originado todo a partir de un trastoque en el mediocampo (la salida de Keita Balde y de Lucas Biglia). El resultado, un bloque armador en la zona medular que componen 4 nombres claves -acompañados de dos carrileros y un killer de área-: Leiva como contención a pleno, Parolo como mediocentro, Milinkovic-Savic más adelantado y Luis Alberto como mediapunta representan la esencia del fútbol de la Lazio. Son los que hacen coberturas, ofrecen opciones de pase, gestan las jugadas y, en fin, motorizan al equipo. Son los que mejor interpretan la idea del entrenador, los armadores de Inzaghi.

Anderson Ayala

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

http://thelinebreaker.co/wp-content/uploads/2018/07/TRANSPARENTE-150x150-1.png

The Line Breaker © 2017-2018 Copyright. All Rights Reserved.

Creative Commons License